Lo de Spielberg no es ingenuidad crónica, es la convicción más firme y uno de los discursos más sólidos que ha dado el cine desde sus comienzos. Lo que para muchos será sentimentalismo y ñoñería es en realidad determinación y activismo. Spielberg, a día de hoy, sigue insistiendo fuertemente en la idea principal que ha articulado todo su cine: el hombre es bueno por naturaleza. En ese sentido, “War Horse” es incluso una tesis, una más dentro de su carrera. Spielberg no es un idealista, simplemente está convencido de algo. Él cree en el bien por encima de todas las cosas, y eso es lo que le convierte primero en un gran ser humano, y después en uno de los mejores cineastas de la historia. Técnica y narrativamente, “War Horse” es tan perfecta que es un clásico en esencia (uno de los 50). Discursivamente, Spielberg me ha vuelto a hacer tener fe.

Lo de Spielberg no es ingenuidad crónica, es la convicción más firme y uno de los discursos más sólidos que ha dado el cine desde sus comienzos. Lo que para muchos será sentimentalismo y ñoñería es en realidad determinación y activismo. Spielberg, a día de hoy, sigue insistiendo fuertemente en la idea principal que ha articulado todo su cine: el hombre es bueno por naturaleza. En ese sentido, “War Horse” es incluso una tesis, una más dentro de su carrera. Spielberg no es un idealista, simplemente está convencido de algo. Él cree en el bien por encima de todas las cosas, y eso es lo que le convierte primero en un gran ser humano, y después en uno de los mejores cineastas de la historia. Técnica y narrativamente, “War Horse” es tan perfecta que es un clásico en esencia (uno de los 50). Discursivamente, Spielberg me ha vuelto a hacer tener fe.

2 years ago on March 1st | J | 5 notes