Temporada 8 de Buffy terminada. Ha sido eterna (40 números, 3 años), con muy buenos momentos y manteniendo un nivel artístico casi siempre alto, pero también con despropósitos mayúsculos y un arco final extremadamente excesivo, enrevesado, absurdo y enfurecedor. El último número (al que pertenece la portada de la foto), guionizado por Joss en solitario, es sin embargo una coda perfecta para una temporada caracterizada por la locura y el más difícil todavía, y a la vez un buen prólogo para una novena temporada que promete regresar a la esencia de Buffy: callejones oscuros, vampiros, estacas y los problemas cotidianos de la cazadora (con enormes cambios y ausencias que puede que la hagan mucho más interesante). Después del verano sabremos cómo es el buffyverso tras la vorágine de exceso que es “Last Gleaming”, después del Big Bang que plantea un nuevo comienzo, un auténtico renacer de la saga.
Temporada 8 de Buffy terminada. Ha sido eterna (40 números, 3 años), con muy buenos momentos y manteniendo un nivel artístico casi siempre alto, pero también con despropósitos mayúsculos y un arco final extremadamente excesivo, enrevesado, absurdo y enfurecedor. El último número (al que pertenece la portada de la foto), guionizado por Joss en solitario, es sin embargo una coda perfecta para una temporada caracterizada por la locura y el más difícil todavía, y a la vez un buen prólogo para una novena temporada que promete regresar a la esencia de Buffy: callejones oscuros, vampiros, estacas y los problemas cotidianos de la cazadora (con enormes cambios y ausencias que puede que la hagan mucho más interesante). Después del verano sabremos cómo es el buffyverso tras la vorágine de exceso que es “Last Gleaming”, después del Big Bang que plantea un nuevo comienzo, un auténtico renacer de la saga.
3 years ago on April 16th | J | 77 notes